5 errores comunes de diseñadores

Posted on 24 mayo, 2010

4


Es difícil encontrar un diseño que este muy bien desarrollado, que funcione y sea claro en su intención. Lamentablemente, y en su defecto, es fácil encontrar otros que carecen de lo que éstos buenos diseños tienen de sobra. A veces no es tan fácil para muchas personas ver el por que sus diseños no andan funcionando, y es importante corregir algunos errores comunes antes de que creen malos hábitos que, muchas veces, llevan a casos irrecuperables.

Me verán hablar mucho de mensajes, y de la intención comunicativa. Pero hay que recordad que nada es puramente estético, porque si no hablaríamos de arte; de lo egoísta y personal, y no habría lugar para un entendimiento de interrelación: Del mensaje abierto. Del medio masivo.

1. Falta de conceptualización:

A diferencia de lo que la gente piensa, la creatividad no es algo que nace en la mente de una persona de gran genialidad en un momento de iluminación divina. Todo pasa por un proceso de conceptualización y análisis donde las ideas se van trabajando, y se descartan bocetos y se pulen otros. Nada es automático, muy probable es que la primera aproximación que alguien tenga a un problema visual sea incorrecto o muy primitivo. Hay un tiempo donde se analiza y sistematiza todo lo respecto al trabajo, desde formatos de salida hasta la intención comunicativa.

Al evadirse este proceso, y negar su inevitable participación en el ciclo de la vida del diseñador y comunicador visual, nos topamos con diseños planos, ingenuos, y de poca efectividad. Por muy buena idea que puedas presentar al principio, todo siempre se puede (o debe) pulirse cual diamante en bruto.

Una buena idea es despegarte del ordenador y bocetear un poco a mano. No tienes que saber dibujar para ser un buen diseñador, solo saber usar una regla y un borrador.

Al trabajar directamente por el ordenador nos limitamos por la herramienta y nos estancamos en lo que sabemos y no sabemos hacer en ella. La idea del pensamiento pasa del cerebro, a la mano, de la mano al ratón, y del ratón a los botones del programa y nuestro conocimiento sobre él. Cuando trabajamos con lápiz, nuestro pensamiento se transmite a un medio mas directo, sin limitaciones de tecnicidades.

2. Mala selección tipográfica:

Algo que sucede con bastante frecuencia es el mal uso de la tipografía. Desde su selección hasta su desarrollo dentro del diseño. Si bien ya he hablado sobre mis problemas con la falta de pensamiento sobre la microtipografia, también hay un inconveniente que se origina mucho antes. La selección de tipos para el uso dentro del diseño debe siempre considerarse; Se ve con mucha frecuencia varias tipografías distintas dentro de un mismo diseño, o tipos de lectura trabajando como display, o tipografías puramente display tratando de hacer una mancha tipográfica de 8pts.

A pesar de ser una tendencia Americana el pensar que si hago un diseño para un afiche sobre una competencia de perros, de que ese texto tiene que ladrar y mover la cola; pero la realidad es que el hecho de motivar la tipografía dentro de un gran texto solo empobrece la comunicación.

También esta la diferencia formal: Las tipografías famosas son famosas por que son buenas. En vez de usar algo descargado gratis en alguna pagina web de dudosa preferencia por que se ve como una tipografía “divertida” o usar algo que venga instalado por defecto en nuestro ordenador, es mejor investigar y usar algo que genuinamente fue creado para el uso que queremos darle: tipos de renombre, de comprobada funcionalidad y belleza estética. Una solución fácil es entrar en las paginas de casas tipográficas, como http://www.linotype.com, y revisar su catalogo de Fuentes. Ahí intentan catalogar el uso que se les deberían dar. Otra idea es visitar paginas como www.letrag.org y aprender un poco sobre los distintos tipos.

La pregunta final es siempre una única reflexión, como haciendo un diagrama de flujo: ¿Realmente funciona para lo que quiero hacer?

3. Falta de estructura:

A diferencia de lo que puedas pensar, y de casos específicos de disposiciones libres en el formato hechos con bastante genialidad, todas las relaciones armónicas que puedes hacer dentro de una superficie están relacionadas con una estructura dentro del espacio formato.

Unas mas complejas y regulares que otras, pero todas coinciden en lo mismo: Estructurar el diseño, y darle una armonía. Darle una consistencia visual.

No digo que todo debe estar justificado y medido, a lo contrario, pero al jugar con cortes y divisiones dentro de un formato encontramos direcciones y espacios armoniosos dentro de el; no impuestos, si no originados de la misma forma. El diseño esta basado en relaciones, y lo primero que vemos son las relaciones formales dentro del espacio.

4. Saturación del espacio:

Si bien el horror vacui dentro del arte es muchas veces estético, es poco usado dentro de un diseño, pues empobrece la legibilidad. Por citar al famoso Ludwig Mies van der Rohe “menos es mas”. Claro, no quiere decir que por eso debe ser un diseño precario, sin elementos gráficos.

Un diseño necesita espacios negativos, el ojo busca descanso en ellos. Es un principio de Comunicación Visual el de darle favor al mensaje transmitido; y una buena jerarquía y respiro de los blancos asegura una excelente transmisión del mensaje intencionado. Da gusto verlo, y nos hace no querer buscar alfileres para pincharnos los ojos en busca de tranquilidad visual.

5. Caer en lo efectista

Es fácil caer en esto, pues ya se ha vuelto toda una tendencia, mas que un error común. Pese a hacer el diseño menos longevo, pues se estanca en las posibilidades técnicas de la época en que fue creado y de darle un aspecto barato al asunto, la gente pareciese no dejar de usarlo: Sombras por defecto,  brillos predefinidos y efectos prediseñados. El usar machas graficas aleatorias y brushes de photoshop. El usar bordes y elementos solo por la idea falsa de que la estética va separada a la razón.

Seamos sinceros con la forma; eso recarga el diseño y le da poca identidad grafica. Parece sacado de una vaya de cerveza latinoamericana, donde todo se intenta ver “fresco” pero realmente solo imbuyen al arte con un carácter pasajero y ruidoso.

Esto es ser efectista: basarte en algo que es gráficamente bonito, pero carece de estudio y entendimiento de la verdadera intencionalidad del mensaje visual. Usualmente los diseñadores que caen en esto les cuesta hacer algo distinto, pues al final recurren a esta manera de trabajar en todos los trabajos que se les asigna. Una formula sencilla, barata y que deberíamos todos olvidar.

Recuerden, todo en un formato esta ahí por algo. Todo transmite y forma el todo, donde nada esta libre de contenido. Todo significa, todo es signo.

Anuncios
Posted in: Tips